Noticias

LA DIPUTACIÓN DE BARCELONA OTORGA UNA SUBVENCIÓN PARA EL PROYECTO ” VIVIR EN CASA CON AYUDA”

El proyecto se compone  de dos actividades  del  ámbito de  Bienestar Social:

1. Asistencial
2. Talleres con apoyo para personas con discapacidad y / o dependencia sobrevenida

1, ASISTENCIAL quiere dar respuesta a las demandas de las personas con dependencia y / o con discapacidad, que presentan dificultades para vivir en su casa y realizar las actividades de la vida diaria. Ofrecer a este col • lectivo, el asesoramiento de intervención con visitas de valoración al CVI y en el hogar de la persona, visitas de aprendizaje y seguimiento de las intervenciones, tanto en productos de apoyo como de accesibilidad en el hogar, por garantizar que se han mejorado las habilidades del usuario, la seguridad y la autonomía.
Este año sigue habiendo la demanda de este servicio, por lo que solo • solicitamos a la Diputación de Barcelona una subvención económica que sufragio una parte de este servicio con el objetivo principal:

• Procurar la mejor calidad de vida de la persona con dependencia o con discapacidad de la demarcación de Barcelona, ​​en el propio hogar y propiciar su integración social en el entorno comunitario.

2. TALLERES DE COCINA ADAPTADA.
Cocinando los participantes recuperan autonomía en el ejercicio de las actividades de la vida diaria de una manera lúdica y fuera del entorno hospitalario.
Hay muchas personas que han sufrido discapacidad que pueden llevar a cabo actividades de vida diaria, siempre que se le enseñe con la técnica adecuada. Hay que evitar la tendencia de algunas personas adultas (familia, profesionales, amistades …) a sobreproteger a la persona afectada, impidiendo el aprendizaje y realización de ciertas habilidades. Para la persona es importante realizar las mismas actividades que hacía antes de padecerla, sentirse autónomo, e independiente ya que los revertirá a una mayor autoestima y en una mayor integración e inclusión posterior.
Para el aprendizaje de las técnicas correctas, es necesario establecer un programa estructurado ante la dificultad para realizar el aprendizaje por medio de la imitación.

La cocina es en sí misma una actividad que se contemplaN desde dos dimensiones:
– Por un lado nos encontramos con la cocina como una práctica más utilitarista, más básica, con una función puramente alimentaria; la cocina como una actividad de la vida diaria.
– Por otra parte se observará la dimensión más simbólica de esta actividad, “la vertiente socializadora de la comensalidad”, ya que día a día nos reunimos alrededor de una mesa con diferentes motivos; con amigos, con familia, incluso en el ámbito laboral.de persona usuaria
Estas dos dimensiones convierten la cocina en una herramienta terapéutica excelencia • lento para incidir en el bienestar de personas que han sufrido una dependencia y / o discapacidad adquirida.

Archivo de noticias